Narraciones pasadas

Mis padres crearon su propio mundo, uno extraño; lleno de amargura, soledad y con pequeños toques de felicidad. Un mundo no muy apto para una niña, pero allí me toco vivir.

Cegada por mis años, no note las grietas que había ni las que se creaban. Hasta que un día, esas fisuras crecieron lo suficiente para que pudiera darme cuenta. Aunque fue demasiado tarde, el mundo que mis padres crearon se hizo partió en dos, todo lo que había estado sosteniendo cayó al vacío, y por supuesto, yo también.

La caída hacía el mundo real dolió. Muchísimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s