#1 Propósitos de año nuevo

#Escribe un relato sobre los propósitos de año nuevo de tu personaje.

 

—Feliz año nuevo amor.

La voz de Nicholas susurró detrás de mi oído, su voz cálida erizó mi piel y me enrosqué más en las sábanas. No tenía ganas de levantarme, aunque sabía que debía porque pese a ser el primer día del año mis servicios eran requeridos en el laboratorio C.

—Feliz año Nicholas —murmuré cuando sentí sus labios besar mi espalda desnuda. Eran cálidos como siempre y solté un suspiro cuando su mano se deslizó desde la parte inferior de mi muslo hasta mi cadera. Sabía a donde quería ir, y si no le detenía ahora llegaríamos tarde al trabajo.

—Vamos amor, hay que levantarnos —dije o balbuceé, no estaba seguro, el sueño aún estaba en mi cuerpo, pero eso no me impedía sentir las caricias que mi novio me proporcionaba—. Ya… detente —Nicholas me giró y quedé boca arriba. Finalmente abrí por completo mis ojos y observé el brillo en sus ojos ámbar—. Mi propósito de este año será poder salir de esta cama ahora—Sonreí juguetonamente.

A la luz del sol las sombras enmarcaban más sus tonificados músculos y los moretones de la noche anterior se apreciaban mejor. Si él estaba así, no podría imaginarme cómo estaba mi piel.

—¡Ja! ¿Quieres romper ese propósito tan rápido? —contestó con burla.

—Puedo hacerlo —respondí, aunque no me lo creía—. No eres tan irresistible como crees.

—Lo sé, soy mucho más irresistible de lo que creo —Se acercó hacía mí con la intención de besarme, pero volteé mi rostro antes que rozara mis labios.

—No, mi otro propósito será resistirme a ti —Sólo cuando la situación lo amerita, como ahora, porque viendo la hora ya va siendo que me levante.

De improvisto, giré mi cuerpo para quedar lejos de las manos de mi novio, pero las sábanas aún seguían enredadas en mí y sólo bastó que Nicholas tirara de ellas para quedar en sus brazos.

—Entonces mi propósito de este año será el no dejarte salir de esta cama —Sonrió de medio lado cuando lo dijo, y en su mirada estaba ese brillo travieso que me indicaba que cumpliría su cometido a cualquier precio—. No sin antes continuar lo de esta noche.

—Llegaremos tarde al trabajo —advertí usando una voz seria, pero había salido algo graciosa porque realmente no me importaba llegar tarde.

Bueno, sólo un poco.

—¿Crees que me importa?

Su voz chocaba contra mi cuello, sus manos ya estaba sobre todo mi cuerpo y sabía de antemano que no saldría de allí por un tiempo. Arqueé mi espalda cuando sus labios llegaron hasta mi entrepierna y un ardiente suspiro cayó sobre mi miembro que comenzaba a despertarse.

Bueno, nadie cumple con todos sus propósitos de año nuevo.

¿O sí?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s